martes, 5 de julio de 2016

PARA QUE TE ENAMORES CALLEJEANDO POR ARAHAL



El Centro de Arahal, sigue teniendo el sabor añejo de siempre. La Plaza de la Corredera es testigo de las noches de estío. Acoge en sus bancos, la pausada charla de un matrimonio de ancianos que se resisten a evolucionar en modas y tendencias y que por nada del mundo cambiarían el "fresco" que hace en esta Plaza. Las carreras festivas de los niños, inventando miles de juegos. Las avispadas charlas de los que han llegado de vacaciones, contando un cúmulo de vivencias, mientras que los que se quedaron en el pueblo, escuchan con anhelo. La reunión de amigos que buscan cualquier motivo para quedar, tomar algo y repetir como cada año. La obligada cita en este sitio para más tarde decidir dónde terminar la noche. La visita reglamentaria para tomar un helado después de la cena. Si viene algún familiar de vacaciones, no se puede ir sin pasear o disfrutar de "La Corredera". Estas en el Centro pero no hay el ruido de las mañanas, ni el ir y venir a pasos acelerados de sus gentes. Hay tranquilidad para disfrutar de su ambiente, para oir las campanadas del reloj, para contentarse con la brisa suave que mueve con elegancia las hojas de las palmeras, para percibir el olor a vainilla de sus heladerías, para recordar que lo antiguo vale siempre. 
Así que si tienes oportunidad, te invito a que vengas, para que te enamores de sus gentes, de su arte y de sus noches.