lunes, 6 de febrero de 2012

EL CISCO

imagenHace unos días por nuestro barrio, se nos comunicó que la empresa que nos suministra la luz eléctrica, efectuarían un corte del suministro, debido a una rotura o algo parecido.



Estábamos a las puertas de entrar en la famosa ola de frío polar de origen siberiano.



Había que ingeniarse para poder tener la casa con una buena temperatura y que nuestra mesa de camilla tuviese ese calor tan agradable que da una estufa eléctrica. Nuestras vidas van avanzando cada día más hacia las nuevas tecnologías y nos privan de electricidad, gas, agua, internet... y nos sentimos presos de la impotencia y parece que no podremos vivir sin todas estas cosas. Mientras funcionan y marchan bien, no le damos el valor que tienen. Sólo cuando faltan lo valoramos.



Bueno no quiero extenderme mucho. La razón de esta entrada ha sido que debido a ese corte de suministro, me las ingenié y pude conseguir un poco de cisco y recordé aquellos tiempos cuando como una rutina mas, en todas las casas andaluzas, se encendían las copas de cisco y con que sutileza se animaba la llama con el soplillo para mas tarde colocarla en la mesa de camilla y moviéndola con una paleta prendíamos ese maravilloso calor que desprendía aquel brasero



imagen
La mayoría de veces, se ha ido haciendo el cisco en el campo, con las ramas de los olivos que se podaban y ya no servían. Se juntaban todas esas ramas y se hacía un fuego con ellas, más tarde se apagaba con agua y se recortaba. Se dejaba enfriar y listo para meterlo en los sacos y llevarlos a casa.

Eran muchas personas las que se han dedicado a pregonar y venderlo

imagenEl carbón era obtenido de las podas más gruesas del árbol con un gran poder calorífico, era utilizado habitualmente para cocinar o en las antiguas copas de cisco con su clásica badila con olor a tomillo y a romero, para calentarse en el brasero, manteniendo el fuego del hogar muy agradable en invierno cuando el riguroso frío apretaba.

El proceso de la elaboración del carbón en el campo era muy laborioso bajo situaciones meteorológicas adversas. Antes de cortar la leña había que limpiar las orillas de la hoya para evitar disgustos con el fuego evitando que el viento fuerte desplazara las ramas encendidas. Posteriormente se acarreaba la leña y las ramas de lentisco se depositaban en la hoya, se prendía fuego y se dejaba a ras de tierra teniendo en cuenta la intensidad del fuego ya que si la cocción era demasiado rápida, el carbón se quemaría. Al finalizar el proceso, el carbón se dejaba enfriar y posteriormente se envasaban en los sacos de plástico o yute, se apilaban hasta completar la carga que después eran cargarlos en los antiguos motocarros o en los borriquillos y mulos para su posterior venta al por menor en las lúgubres "carbonerías" donde una triste luz iluminaba el preciado carbón para aliviarnos el largo invierno que nos servía el lento y sudado carbonero con su saco en la espalda que lo inclina, el pobre carbonero así camina, monumento viviente del trabajo…con las espaldas encorvadas y doloridas para llegar a ser humilde jornalero de tu tajo...




imagen
Una jovencísima mujer sentada en una silla de anea, en posición de remover con un badil en un brasero de cobre. Quedó plasmada en un lienzo por las manos de Julio Romeros de Torres

¡Cuantos braseros de cobre se han perdido y sólo nos queda el recuerdo!

Así que en casa olía a cisco, nos inclinamos con curiosidad mirando si la "copa de cisco" seguía encendida y sorteábamos quien era el afortunado de moverlo con la paleta. A partir de ahora, conservaré un poco y lo tendré gruardado por si se va la "luz" de nuevo.

3 comentarios:

Sony dijo...

hola fali,la entrada es entrañable porque me recoerdo a la vieja casa de mis abuelos,que cuando yo era pequeña mis abuelos encendian el brasero,asi se llama aqui,ahora ya no se usan pero si algun dia sucediera esto tambien aca en argentina estoy segura que seriamos muchos los que buscariamos esta fuente de calor para que nos diera esa tibieza que tanto nos pide el frio.

ya ves amiga,tantas tecnologias y cuando falta la electricidad el ingenio puede mas que cualquier tecnologia del mundo.

felicidades por tu cisco y conservalo siempre amiga,besitos y feliz semana!!!!!

isabeli dijo...

Y como calentaban esas copas de cisco y lo bien que olía en toda la casa
Las estufas eléctricas no consiguen ese calor que te daba una copa de cisco
Fali un saludo y te felicito por tu trabajo

Anónimo dijo...

El cisco, como dice Isabel olía en toda la casa
En la casa era apetecible estar, cuando hacía mal tiempo en la calle no se apetecía estar, por el olor a vareta quemada era por lo que te agradaba estar junto a esa copa de cisco.
Fali, felicidades por tu blog. Manolin