lunes, 22 de septiembre de 2014

ME PONGO UNA FAJA...

imagen

Hoy vamos a tratar de ser lo más objetivos posibles y de responder a esas y otras dudas que seguramente tienes al respecto ya que alrededor de las fajas reductoras existen muchos mitos y demasiadas afirmaciones con poca base científica.
Podemos encontrar fajas de muy diferentes materiales pero las más comunes son las fajas de neopreno. El neopreno básicamente lo que hace es proporcionar calor en la zona donde la faja entra en contacto con la piel e impide que esta transpire normalmente. Como consecuencia directa de esto y si has probado alguna faja de este tipo, te habrás dado cuenta que cuando te la quitas están tanto la faja como la piel empapadas en sudor. Con la faja sudamos más, pero.. ¿Adelgazamos?. Pues la respuesta es que no, la faja por si sola no quema grasa, solo hace que sudemos y con el sudor lo único que hacemos es perder agua (que recuperaremos en cuanto nos hidratemos), minerales (lo cual no es tan bueno) y también se expulsan ciertas toxinas de la piel, (esa si es la parte buena).

Conclusión, reducir barriga y conseguir un abdomen plano es más complicado de lo que parece y la faja reductora en realidad hace poco o nada de cara a tener la barriga plana.

fuente
Naturactivos.com
Muy en forma

1 comentario:

Abuela Ciber dijo...

Que tiempos aquellos en que las carnes gustaban!!!!!! ja ja

Cariños