martes, 2 de diciembre de 2014

LOS INVIERNOS HAN CAMBIADO

imagen
Los inviernos han cambiado, la fusión de la familia es diferente. Vengo de una generación que crecimos con dos canales de televisión, donde los juegos se hacían en la calle y cuando llegaban las tardes frías de invierno, nuestras madres nos "recogían" de la calle, para quitarnos del frío. Somos una generación que nos calentábamos en una mesa camilla con un brasero de cisco picón de monte. Las cartas, un papel y unos colores, un parchis o el juegos de las damas, eran nuestro entretenimiento. El olor del puchero en una olla a fuego lento, las tostadas hechas en una parrilla y el olor simple y sano del aceite con azúcar. Mi padre gozaba de la compañía de sus hijos, después de una larga jornada de trabajo. Después de la cena se mezclaba el olor de las naranjas, que habíamos comido de postre con el olor a tabaco negro, que encendía el progenitor de la casa, mientras que miraba con orgullo los deberes que habíamos hecho por la tarde.
Eran las diez de la noche y había que acostarse y ese bello recuerdo no lo cambio por ninguna película que estrenen en cualquier canal, de los muchos que tenemos en nuestra televisión. Ese dialogo antes de irnos a dormir por mucho que queramos ahora es diferente.

No hay comentarios: