lunes, 9 de noviembre de 2015

HOMENAJE A UN MANIJERO




“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. 



Como cada año, la campaña del verdeo ya está llegando a su fin, podemos decir que lo que queda, es la recogida de aceituna para llevarla al molino y que sea aprovechada para elaborar el aceite.
Casi todas las cuadrillas, cuando finaliza la temporada, festejan el final del trabajo y con más o con menos, comparten con alegría un día de convivencia. 
Este año, ese día ha sido muy especial para un manijero que da por finalizado su labor como guía del trabajo realizado en el campo. Se nos jubila Francisco García López, hombre cabal, cumplidor, incansable y artesano en el arte de atender la tierra, mimarla como se merece para que más tarde den el fruto tan deseado.
Su cuadrilla, junto con su familia, no podíamos dejar pasar la ocasión para homenajearlo como es debido y con recelo hemos sido todos cómplices de esta sorpresa. La emoción ha estado presente durante toda la jornada, aunque se escondiera entre risas y alegría, pero en el momento que llegó esa dedicatoria sentida, no hemos podido evitar emocionarnos. 
Nuestro mayor deseo es que ahora empieces a vivir un nuevo tramo en tu vida, sabemos de sobra que tus pies no se van a privar de sentir la tierra que has labrado, tus manos van a seguir acariciando los frutos de tu pequeño huerto y no te vas a poder privar de sentir en tus carnes la bonita sensación de ver tu trabajo bien hecho.
Manijero, has podido apreciar que ha merecido la pena ser como eres, quiero que sepas que hoy nos hemos sentido orgullosos de ti y también quiero que no dejes de mostrarme tu trabajo cada vez que vaya a verte a tu parcela, sabes bien que en los meses de verano hay un fruto que me encanta, tu sigue reservando algunos para cuando yo llegue, ya tendremos tiempo de probarlo y compararlo con los de los años anteriores.
Recibe un abrazo de todos y especialmente de los que aprendieron a tu vera a ser unos buenos "cogeores"


No hay comentarios: