lunes, 13 de noviembre de 2017

UN BALÓN EN EL BALCÓN



El paso de los años, te hace perder la rebeldía de la adolescencia donde no hay sumisión alguna ante cualquier problema. Ya pasó esa etapa de tu vida y el paso del tiempo te serena, te calma y te llena de conformidad ante situaciones difíciles. Ustedes queridos lectores estaréis preguntándose a qué viene esta reflexión tan profunda, y yo os diré el motivo. Hace tres años que sufrieron unos vecinos un terrible accidente, debido a un incendio que se produjo en su domicilio. El resultado fue devastador, cuatro personas fallecidas por inhalación de humo. 
No podemos olvidarlo en la vida y hoy precisamente menos, que es el aniversario. Ha amanecido y al despertar y abrir las ventanas he mirado a la calle y en la casa de esos vecinos hay un balón situado en el balcón. Los niños con sus juegos han dado paso a la bendita rutina del día a día, han jugado a dar carreras, al "pilla pilla" y como no, a jugar al fútbol, a ese juego que tanto le gustaba a Rafa.  
Como tantas veces pasaba cuando él jugaba, algún chiquillo al lanzar el balón más alto de la cuenta ha ido a parar a ese balcón, donde ya no hay nadie para subir y tirar desde arriba el balón encestado. No nos olvidamos de ellos, no sé si hemos superado ese duro trance pero en nuestras memorias sigue viva, los incansables pases de balón que daba el más pequeño de la casa. Quiero seguir recordando tu pícara sonrisa por siempre. 

No hay comentarios: