martes, 17 de abril de 2012

LOS PADRES SON PADRES, NO SON COLEGAS

imagen

Educar es un objetivo que los padres deben asumir en primera persona. Es decir, no puedendelegar su responsabilidad en manos de terceros. Por otra parte, se educa mejor en equipo, por ello, los padres nunca deben quitarse la autoridad mutuamente delante del niño. Las decisiones se toman de una forma conjunta. La educación está respaldada por los valores. Por tanto, la ética rige la educación en el hogar basada en normas que tiene como objetivo ayudar a un niño a diferenciar entre lo correcto y lo incorrecto. Por ello, el castigo también tiene un carácter corrector que es estimulante.
Acepta a tus hijos tal y como son, pero ayúdales a crecer en libertad, con tu cariño, tu apoyo y tu fuerza emocional. Los padres deben orientar y ser un referente para sus hijos. Es un error adoptar el rol de colega o conceder todos los caprichos que tiene el niño. De este modo, la voluntad se debilita.

Potencia la comunicación en casa. De este modo, los niños pueden hablar de sí mismos, contar sus alegrías pero también, desahogarse en un momento de sufrimiento. A la hora de educar, no es positivo criticar constantemente al hijo. Tampoco la censura extrema es gratificante. Prémiale a través del tiempo, es decir, comparte tiempo con él. No pierdas de vista todos los recursos que tienes a tu alcance a la hora de aprender a educar. Por ejemplo, cursos de formación, consejo de familiares cercanos, material bibliográfico, charlas, conferencias…
Para educar a un niño también es fundamental que tanto el padre como la madre cultiven su propio bienestar y su autoestima. Por ejemplo, cuando pierdas la paciencia dedícate tiempo para ti y también, compréndete. Cada hijo es diferente, único e irrepetible, por tanto, dedica tiempo a conocerle. Y no pierdas la capacidad de poder aprender tú también de él algo nuevo cada día.

No hay comentarios: