lunes, 19 de octubre de 2015

RECIBIR DE ELLA LA CALMA

foto: Eloy Mata


Dicen que "una abuela es una persona con plata en el pelo y oro en el corazón" y seguro que me dais la razón. Lo cierto que os puedo decir que mucho de lo bueno que he aprendido y de lo mucho que soy, se lo debo a mi abuela. Tuve la suerte de vivir junto a ella toda mi vida hasta el día de su partida, pero cuanto más recuerdo es la etapa de sus últimos años, su plena lucidez, su genialidad, su buena condición...
Para mi fue todo un placer convivir con ella. Mi adolescencia no me impidió que le desvelara mis inquietudes, mis sueños, era un regalo que me daba la vida cada día. Lo destacado era compartir la lectura de un libro, una película, unos versos...mi existencia se engrandecía junto a ella. Me gustaba observar sus actos, sus buenas acciones. Ahora me doy cuenta lo bello que fue vivir esa etapa. A lo largo de cada día me  acuerdo de ella y eso hace sentirme bien y complacida con su recuerdo. 

No hay comentarios: