lunes, 11 de noviembre de 2013

TITA


foto: 
Para Carmen

La felicidad de un niño es el tesoro más preciado que se pueda tener. Si tú eres capaz de formar parte de ella, te sentirás la persona más feliz del mundo. No hay nada mejor, como pasar un buen rato en compañia de un pequeño, jugar con él y formar parte de sus juegos imaginarios.
Tengo una sobrina con sólo tres años, cuando tenemos oportunidad, compartimos juegos y muy interesantes diálogos y no hay nada más bello y reconfortante, que el cariño que nos profesamos. Me desvivo con ella, con sus gestos, con su carita tan bella, con sus razonamientos, con su imaginación y con su forma de decirme "tita". Cuando no está cerca de mi, cierro los ojos y la recuerdo con alegría esperando que llegue el siguiente instante para gozar de su compañía.

6 comentarios:

A.L. dijo...

Totalmente de acuerdo. Los niños son unos genios.
He tenido el ordenador roto. Ese era mi problema-
Un abrazo

Juan José dijo...

tener una sobrina es una experencia reconfortarte

Manuel dijo...

estoy de acuerdo y disfruto de mi hija todos los dias que puedo

Anónimo dijo...

me ha conmovido y cautivado sobremanera la aguda brillante detallada minuciosa y concienzuda descripcion que has elaborado y en la que se evidencia y pone de manifiesto el afecto y cariño que sientes hacia tu sobrina y ojala tu forma de redactarlo sirva como ejemplo a seguir

Mercedes/URL dijo...

Como se nota al leer el texto el cariño tan grande que le tienes a tu sobrina.

Mercedes/URL dijo...

Yo tengo, al igual que tú, una prima que es maravillosa y que posee todas las cualidades que una buena persona debe de tener.