jueves, 16 de abril de 2015

LO QUE DUELE IR A LA MODA

imagen

La primavera se encuentra entre nosotros. Y una de las señales que hace buen tiempo, es el cambio de indumentaria y de calzado. Llegan las fiestas de la primavera, la feria de Sevilla, bodas, comuniones...etc Y es el mejor momento para calzar zapatos de tacón, si quieres ir a la moda. El zapato de tacón estiliza, viste muy bien, y es el principal símbolo de feminidad. Todo eso está muy bien, pero cuánto duele meter un pie en un zapato de tacón!

Según los expertos, andar sobre tacones altos desplaza el cuerpo hacia delante y con él el centro de gravedad, obligando a los dedos y al antepié a soportar todo el peso, provocando dolor y daño en estas extremidades.
Desde el punto de vista de la fisioterapia, el uso de zapatos con tacones altos no sólo afecta a las articulaciones del tobillo y pie sino que también provoca graves consecuencias en el resto de articulaciones del cuerpo desde las rodillas y caderas hasta la columna vertebral.

PROBLEMAS EN EL PIE 
Las consecuencias en la parte delantera del pie, además de los clásicos roces, pueden degenerar en durezas e incluso provocar  (juanete). La forma en punta de la mayoría de los zapatos de tacón hace que los dedos no tengan suficiente espacio y se sobrepongan unos encima de otros. Esto a la larga puede generar la aparición de los llamados "dedos en garra". 

ACORTAMIENTO MUSCULAR 
Al utilizar tacones, la posición que adopta el pie provoca un acortamiento del tendón de Aquiles y por consiguiente un acortamiento de la musculatura posterior de la pierna (gemelos y sóleo). Además, al caminar con tanta inclinación, la musculatura de la pierna tiene que trabajar intensamente para mantener el equilibrio con lo que se genera un exceso de tensión que aumenta el acortamiento de dicha musculatura. Los problemas musculares no se quedan en la pierna, ya que como sabéis, los músculos se unen entre sí gracias a las fascias formando cadenas musculares. Por lo consiguiente, el exceso de tensión y acortamiento muscular ascenderá a los isquiotibiales y seguirá toda la cadena muscular posterior hasta llegar a la musculatura posterior de la espalda. Cabe señalar que esta cadena muscular ya tiene de por sí un exceso de tensión y de tono ya que es la encargada de mantener la postura cuando estamos de pie Si encima le añadimos más componentes de tensión las consecuencias no tardarán en aparecer. Acortamiento, contracturas, dolor...


imagen


Así que después de leer esta entrada, a no ser en ocasiones muy especiales, prefiero evitar los tacones, aunque no vaya a la moda.

Páginas consultadas:
-Fisioterapia y Salud
-La Voz de Galicia.es
-www.20minutos,es

No hay comentarios: