jueves, 6 de enero de 2011

LA NOCHE DE LA ILUSION


Las nubes que amenazaban lluvia, sólo eran nubes que celosas del sol, quisieron asomarse y pasar la tarde-noche con todos los niños de nuestra localidad. Yo sabía que ellas no iban a darnos el día. Tanto pronóstico y después nada de nada ¡como debe ser!. Era el día de la ilusión desde el momento que amaneció , era la cuenta atrás para muchos niños impacientes que su inquietud no les permitía aceptar que hoy no habría "Cabalgata de Reyes". Todo transcurrió con normalidad, mucha alegría para pequeños y mayores, muchos caramelos, gominolas, chicles (eso si, todo empaquetado correctamente), balones, pequeños juguetes...Se pasearon por calles que nunca habían pasado y por las que casi siempre pasan. Los músicos tocaron todo lo que pudieron y más, los beduinos dieron muestras de la alegría que ellos llevaban para dar y regalar. Cada uno volvió a casa con cansancio y con la ilusión de esa noche. Quedaba despojarse del disfraz, quitarse el maquillaje, guardar los instrumentos, las carrozas se fueron a dormir, los tractores escoltados por la policía municipal, como si se tratase de los verdaderos camellos que traen a sus Majestades, volvian a las afueras del pueblo, para descansar en una silenciosa nave después de haber oídio toda clase de sonidos mientras paseaban por las calles. Todo quedó en su sitio, ahora tocaba dormir y esperar. ¡Y que bella espera "la noche de la ilusión"!

No hay comentarios: