lunes, 19 de marzo de 2012

MIGUEL JIMENEZ, UN BUEN CAPATAZ


Hoy quiero contaros la historia de un capataz que llegó, se quedó y cuando vio conveniente se marchó sin hacer aspavientos y sin crear polémica ninguna.
Ese capataz es Miguel Jiménez Trigueros "Pichón". Dicen que para ser un buen capataz hay que saber primero ser un buen costalero. El sabe bien lo que es soportar el peso de la trabajadera sobre su cerviz, espalda y riñones.El sabe bien de su costal, la morcilla, la faja, la alpargata o zapatilla. El sabe bien lo que es "hacerse la ropa"...
Más tarde cogió el martillo con su peculiar modestia y empezó a mandar a los de abajo. Mandaba de una forma muy particular, (siempre hay gente que censuran y juzgan sin razón). Animaba a los suyos y lo hacía de corazón, sin ánimo de lucirse. Daba fuerzas a los suyos y los piropeaba al mismo tiempo que miraba el rostro de su Virgen. Se sentía uno más con su cuadrilla. Ahora siento nostalgia porque mi hijo no ha tenido la suerte de ver a su tío tocar el martillo y capitanear su cuadrilla con mimo y elegancia.
¡Va por ti Miguel!, aunque esté feo alabar a un miembro de mi familia, hay que reconocer que eres un gran capataz a pesar de que ahora no toques el martillo cada madrugada del Viernes Santo.Sin embargo tu Virgen de los Dolores, te tiene bajo su amparo y te quiere. Los que te conocimos en esa faceta te recordamos con cariño y añoramos "tus formas".
Yo ya me he encargado de contarle a mi hijo,  una y otra vez, las chicotás que dabas con los tuyos.


¡Ay, hermanos costaleros!
¡Qué bien la lleváis! ¡Qué finura!
Mecedla con suavidad.
Así, con poquita cintura.
Que quieren las bambalinas,
apagar su hermosura.
Y lo entreabierto de su boca,
nos da vida, esperanza y dulzura.
Y los ángeles en tropa,
se bañan en lágrimas de agua pura.
¡Ay, hermanos costaleros!
¡Cuánto os envidio!
Que lleváis a la Madre de Dios,
a la madre del Nazareno,
Luz de la Madrugada,
Madre del Divino Verbo,
Estrella de la Mañana,
Soberana Flor de las Flores,
Refugio de Pecadores.
¡Ay, hermanos costaleros,
que lleváis ni más ni menos,
a la Virgen de los Dolores!

Poesía extraída de la XV Exaltación de la Semana Santa de Arahal
David Lobato Arahal 


7 comentarios:

patero35 dijo...

De verdad Fali que hoy me has alegrado el día. Esta noticia me encantarí publicarla en mi blog de Cofrades de Arahal porque yo soy uno de los angeles que el maestro Miguel "Pichón" tiene en su regazo. Me llamaba "Francis" y con 19 años él me puso de patero de Nuestra Señora de los Dolores. Son infínitas las anecdotas que tengo con él. Es cierto todo lo que pones. A él se le llenaba la boca cuando hablaba de su gente. Lo quiero de corazón y creo que mis ojos no verán tocar un martillo con el mimo y el cariño que lo cataba él.

Gracias mi Dios por estos detalles y por enjendrar personas tan buenas como estas. Uno al martillo y otra con la pluma.

Un abrazo

Fco. José Granado

CALZADOS ROMERO dijo...

BUEN CAPATAZ, TU LO HAS DICHO, CON ELEGANCIA Y SIN HACER RUIDO.

Fali dijo...

Querido Fco.José, sabía que tú serías uno de los que te alegraría de esta entrada. Tienes a tú entera disposición la página para que tú la cuelgues en tú blog, donde mejor que en el blog de un buen cofrade coomo tú. Saludos

Araceli dijo...

En los últimos años de vida de mi madre, padeció una enfermedad que la dejó invalida. Sufría cuando se acercaba la Semana Santa, porque sabía que no podría salir a la calle a ver los pasos, especialmente la Hermandad de Jesus Nazareno. Nosotros sus hijos nos encargamos el último año de vida en acercarla a la Virgen de los Dolores. Para ella y para nosotros fueron unos momentos inolvidable. Este buen capataz poquito a poco, fué cejando el paso para que la cara de la Virgen mirara a mi madre y a sones de la música mi madre lloraba igual que nosotros, pero lloraba de alegría. No he sido capaz de acercarme despues a este buen hombre y darle las gracias. Pero ahora le digo que uno de los ultimos momentos de la vida de mi madre fueron alegrados y confortados gracias a usted, así que es muy merecido este homenaje.

Anónimo dijo...

¡Oleeeeee los corazones moraos!

Carmen dijo...

Lo mejor de las tradiciones es que forman parte de los sentimientos. Y en Semana Santa los nuestros están a flor de piel. Me encanta esta entrada porque es toda nostalgia, las fotos tienen esa sutiliza que no es capaz de captar ahora ni la mejor de las cámaras digitales o quizás sea que nuestra mirada va cargada de recuerdos y la hace mas especial. Gracias Fali por despetar el ayer porque forma parte de todos. Tu familia tiene que estar orgullosa.

fali portillo dijo...

Que verdad tan grande dices querida amiga. Me has traido tan buenos recuerdos a la mente. Peteneci al grupo joven de esta hdad, ya ha llovido, jeje. Y recuerdo a Miguel perfectamente. No decis ningun lio estoy de acuerdo con todo. Nunca he sido costalero, mi destino cofrade fue por otro camino, pero se reconocer el buen trabajo y sobre todo una buena persona. Muchos de los que hoy se llaman CAPATAZ debian de aprender de un maestro como pichón. Mercido homenaje fali. Gracias. Y enhorabuena de nuevo tienes un don......