sábado, 10 de marzo de 2012

UN ALIMENTO PARA CADA ORGANO


Nutrir al que nutre: estómago, páncreas e intestinos

El sabor dulce marca a estos órganos, de los que depende la digestión de todos los alimentos: páncreas e intestinos sintetizan enzimas necesarias para digerir azúcares, proteínas y grasas. La buena digestión es el paso previo imprescindible para el buen funcionamiento de las células y, en consecuencia, de todos y cada uno de los órganos y sistemas que componen el cuerpo humano.
Para cuidar de estos órganos digestivos la dieta debe incluir hortalizas de raíz, como la zanahoria o las redondas como la remolacha, la calabaza y la cebolla, más dulzonas porque absorben los nutrientes de la tierra y los asimilan en forma de azúcares. Sucede lo mismo con las frutas recogidas en su momento óptimo de maduración, su temporada natural. La ingesta diaria de estos alimentos equilibra la función de los órganos digestivos. En este sentido, la cocina juega un papel fundamental para obtener el máximo dulzor natural de los alimentos sin necesidad de añadir azúcares: con el uso de especias que aportan dulzor y potencian el sabor dulce natural del alimento (canela, nuez moscada, cardamomo, anís, clavo, vainilla), mediante la cocina con frutas desecadas y a través de la elaboración de cocciones largas y su posterior rehogo a fuego lento.


2 comentarios:

Sony dijo...

muy buenos consejos amiga que te aseguro que no los conocia,muchas gracias por difundirlos.

te dejo un fuerte abrazo y muy feliz fin de semana!!!!!

La abuela frescotona dijo...

querida Fali sin saber sus beneficios, creo que sigo esta dieta, ahora que me haz ilustrado la seguiré mas ordenada, saludos aimiga