viernes, 30 de marzo de 2012

UN ALIMENTO PARA CADA ORGANO

LOS ALIMENTOS SANOS PARA EL CORAZÓN:
Las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en España. En gran medida, su prevención reside en una adecuada selección de alimentos. Tres son los componentes clave para la buena nutrición del corazón y de las arterias: las grasas insaturadas, la fibra y los antioxidantes.
Una dieta es cardiosaludable si al mismo tiempo que suma grasas buenas como las poliinsaturadas (en particular, los ácidos grasos omega-3, característicos del pescado azul y los frutos secos) y monoinsaturadas (aceite de oliva virgen extra y aguacate), resta grasas malas (las saturadas y las grasas trans). El fin terapéutico es regular solo con dieta los niveles de colesterol y triglicéridos, así como la densidad de la sangre, con el propósito de evitar la obstrucción arterial y reducir el riesgo de patología cardiovascular (infarto) o cerebrovascular (ictus, embolia).
Las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir con una adecuada selección de alimentos
Con el fin de minimizar el aporte de las saturadas, se debe abandonar el hábito de comer a diario o semanalmente carnes grasas, derivados -embutidos, tocino-, leche y derivados grasos -leche entera, quesos curados, nata, mantequilla- y bollería elaborada con aceite de coco o palma. Respecto a las grasas trans, el consejo es eliminarlas radicalmente de la dieta, sin dilación, dado que su perjuicio es mayúsculo: elevan las tasas de LDL-c o colesterol malo y reducen los niveles de HDL-c, colesterol bueno. Basta leer la lista de ingredientes para identificar qué alimentos llevan grasas trans (aparecen como 'grasas parcialmente hidrogenadas / aceites parcialmente hidrogenados): bollería, repostería, precocinados, etc.
La fibra y los antioxidantes juegan un papel indiscutible en una dieta cardiosaludable. La fibra dietética elimina parte del colesterol junto con las heces, por lo que contribuye a reducir sus niveles en sangre. Un adecuado aporte de antioxidantes reduce la oxidación de las moléculas de LDL-colesterol, un paso previo para su adhesión a la pared vascular y el inicio de la aterosclerosis (estrechamiento del diámetro de las arterias que dificulta el paso de la sangre). La ingesta diaria y abundante de hortalizas, verduras, frutas, frutos secos, legumbres y cereales integrales es fundamental para procurar al organismo la dosis diaria precisa de fibra, antioxidantes, potasio y magnesio, nutrientes todos ellos que intermedian en la salud de corazón y arterias.

2 comentarios:

teresa dijo...

Fali, me parece muy bien que hay que alimentarse bien para prevenir enfermedades pero pienso que este hábito se debe adquirir desde pequeños para que sea efectivo.
Es dificil cambien las costumbres que tenemos.
Gracias por el consejo.
Un beso.

A.L. dijo...

Seguro que es así y no lo cuestiono. Pero si hiciéramos todo lo que nos aconsejan de que es bueno y conveniente tendríamos que tener más vidas que los gatos:-)
Un abrazo y buen finde