sábado, 5 de septiembre de 2015

LA SOLEÁ DEL AMOR



Se nos fue Faustino Cabello, se marchó un pájaro cantor que junto con sus cuatro compañeros, hacían un coro celestial en el mundo de las sevillanas. Ellos son y serán la banda sonora de recuerdos de fiestas, de reuniones familiares, de banquetes entre amigos, de homenajes y de la fiesta más poderosa de toda Andalucía, La Feria, sin dejar atrás los versos hechos cantos hacia La Virgen del Rocio.
Los Romeros de la Puebla, están llenos de desconsuelo y todos los seguidores nos sentimos abatidos por esta triste pérdida. 

 "Esa enfermedad que entra, 
cuando se acaba un querer. 
No se la deseo a nadie, 
porque yo sé lo que es 

 No hay medicina que cure, 
lo que me hizo esa mujer. 
Llamando estuvo a mi puerta, 
Y no quiso entrar después 

 Mis flores no tienen nombre, 
ni se los quiero poner.  
Que las bautice el rocío, 
que llega al amanecer.

Que un día bauticé una 
 Era falsa mi ilusión 
Agüita sobre el desierto 
Que al tocarla se borró 

 Cuando llegues a tu casa, 
pon en agua ese clavel. 
Que los amores se riegan, 
si no se quieren perder  

Riégalo poquito a poco, 
no te pase lo que a mí. 
De tanto querer a un rosa, 
de mi mano la perdí 

 Cuando me pongo a pensar, 
si tu querer me conviene.  
El pensamiento me dice, 
que busque en otras mujeres. 

Y luego callan las voces, 
no escucho ni a mi conciencia. 
Te voy a seguir queriendo 
porque el corazón no piensa"

Autor: A.Verde / J.M. Moya 
Intérprete: Los Romeros de la Puebla 

No hay comentarios: