martes, 12 de febrero de 2013

EL SABER ESTAR DETRÁS DE UN MOSTRADOR.

imagen

Cada día somos mas presos del estrés, tenemos unas prisas que no nos damos cuenta de lo que todavía tenemos y otros quisieran tener.
Me refiero "al saber estar detrás de un mostrador", El vinculo que existe entre el vendedor y el comprador, es mágico. Yo tengo la suerte de comprar en una tienda de las que quedan pocas. En ella tiene un papel muy importante el tendero-ra. Mi amiga es vendedora de toda la vida. Nació en una casa que había una tienda, creció entre el barullo que se forman en los establecimientos. Cuando tuvo su oportunidad, cogió el relevo de los suyos y con su mejor sonrisa, se puso a "despachar" en su negocio y como se suele decir, lo mismo te vende un kilo de plátanos de Canarias que te ofrece la mejor fragancia que acaba de salir en el mercado. Ella es de las que te recomiendan un producto u otro, sin anunciarlo a bombo y platillo en un cartel, de las que saben con sólo mirarte si es un buen día o no. Ella tiene reservado el último chiste para cuando llegues y por muy difícil que tenga el día, sabe buscarle la cara mas agradable.
Por eso hoy felicito a todos los que viven detrás de un mostrador y saben estar en él, la que escribe este texto, reconoce esa labor tan bella y difícil.

3 comentarios:

Abuela Ciber dijo...

Buenisimo homenaje a esas personas que tan gratamente nos reciben y atienden.

Van quedando pocas, pero aún se las encuentra.

Cariños

fali p dijo...

Siempre fue mi sueño

A.L. dijo...

Totalmente de acuerdo. Pero muchas veces somos los que estamos delante que no lo hacemos ni lo valoramos.
Un abrazo