sábado, 17 de septiembre de 2011

LA AGUJA COLCHONERA

La palabra "aguja colchonera" es una palabra que me trae muy buenos recuerdos de mi infancia y seguro que a más de uno de vosotros le pasará lo mismo. Llegando las vísperas de la recolección de la aceituna, había en muchas casas que se veían los preparativos para "la cogía". Los hombres preparaban a su fiel compañero durante los días que iban a estar recogiendo las aceitunas de nuestro olivos. Ese fiel compañero era "el macaco". Con aguja colchonera en la mano y un ovillo de hilo de cáñamo, se disponían a coserlo. Con una tela fuerte se forraban los bordes, también la parte trasera justo la que tiene contacto con el cuerpo del "cogeor", había incluso gente curiosa que también forraban el interior , la correa que colgaba al cuello...etc.
Cuando estos hombres llegaban "al tajo" alardeaban entre ellos de lo bien preparado que llevaban los macacos y entre bromas se creaba un gracioso "pique" , eligiendo quien había traido el macaco más bien cosido y más curioso.

En la actualidad aquel precioso macaco de cogollos de palma seca, confeccionado con manos laboriosas, ya no existe. Ahora hay otro confeccionado con hilos sintéticos, menos pesado, que tienen una distinta cogida, ahora se agarran a los dos hombros repartiendo el peso y no perjudicando la cervical . Si teneis cerca a personas mayores preguntadle por el macaco antiguo, por la aguja colchonera, por las "cuadrillas de cogeores"...seguro que pasarás un buen rato y él le servirá para recordar "esos tiempos que se fueron en los campos de Sevilla"

5 comentarios:

Towanda dijo...

Me encanta que hagas estas entradas hablando de cosas de las que no tenía mucha idea (más bien, ninguna)
Besos, Fali.

Rosario dijo...

Mi padre ya es mayor, pero todavía conserva en una pequeña cajita de lata, un ovillo de hilo de cañamo, su aguja colchonera (un poco oxidada por los años que tiene), unas pequeñas tijeras y algunas cosillas más. Gracias Fali me has recordado muy bello momentos,

cepero dijo...

Unos meses antes de empezar el verdeo siendo yo un niño mi abuelo me llevaba a coger "parmas" los dos en bicicleta ,salíamos a la amanecer en busca de una "vereda" para recoger la palma ,cuando llegábamos de vuelta a la casa el cogía y separaba los cogollos de "parmas" y los ponía al sol a secar.
Lo recuerdo sentado en una silla haciendo las "empliitas" que le servían para mas tarde hacer los "macacos" el tenia una aguja echa de hueso de animal , también hacia escobones de "parma" los cuales solía ir con mi abuela a vender por las calles de nuestro pueblo .
Gracias fali por traer a mi mente tan gratos recuerdos y espero que no me halla excedido en mi comentario

Mª Carmen dijo...

Muy interesante tu entrada Fali, ya estamos de vuelta del veranito y me alegro que estemos de nuevo comentando.Besitos y buen finde.

Adara dijo...

Qué bonito! Me gusta leer este tipo de cosas, me traen buenos recuerdos. En mi tierra también tenemos olivos (soy de Badajoz), mi familia está muy unida al campo. Como se suele decir, lo llevo en la sangre.

Un abrazo!