sábado, 12 de mayo de 2012

UN ALIMENTO PARA CADA ORGANO

PARA LOS OJOS.
Los ojos son órganos muy sensibles a la nutrición. Las vitaminas A, C y E y los antioxidantes (luteína y zeaxantina) son esenciales y actúan de manera específica sobre las partes del ojo responsables de la visión, como la retina, el cristalino y la mácula. Su presencia es indiscutible para la correcta función ocular. Numerosos estudios clínicos concluyen que bajos niveles de antioxidantes en el plasma sanguíneo se asocian a patologías oculares degenerativas como cataratas y degeneración macular.
Para cuidar la salud de los ojos, en la dieta no deben faltar verduras verdes frutas naranjas y frutas del bosque
Este hecho, traducido al ámbito nutricional, se concreta en que los alimentos que no pueden faltar como parte de la alimentación diaria son los siguientes: verduras verdes (espinacas, brócoli, coles, acelgas, achicoria, además de zanahorias), frutas naranjas (cítricos, melocotones, melón) y frutas del bosque (moras, arándanos, frambuesas y fresas silvestres). En la variedad de alimentos se halla la clave para procurar una buena salud ocular: mayor sensibilidad visual, mejor visión central que permite realizar sin dificultad tareas como leer, ver la televisión o reconocer caras, y menor riesgo de desarrollar patologías oculares degenerativas. Respecto a los suplementos antioxidantes, hay indicios de que altas dosis de beta-carotenos aumentan el riesgo de aparición de la degeneración macular. Ahora bien, un complemento nunca debe usarse como tratamiento de base, ni como sustitutivo de una adecuada alimentación.

No hay comentarios: