domingo, 20 de marzo de 2011

SAETERO




SAETERO- Los Romeros de La Puebla

J. S. Morales/J. M. Moya)

I
Lo he visto en la madrugada
de una noche de pasión:
su silueta dibujada
tras los hierros de un balcón;
tal vez sus manos temblaran,
pero no tembló su voz.

Estribillo:
Saetero,
hoy Sevilla te eligió
para llevarle consuelo
a ese Cristo que muere de amor,
“clavaíto” en el madero.

II
En Triana amanecía
y otra vez lo pude ver:
su saeta dirigía
a ese Cristo, que en su fe,
después de las tres caídas
se intenta poner de pie.
III
Madrugada en San Lorenzo
-siempre la recordaré-:
olor de cera y de incienso,
escalofríos de fe
y su voz rompió el silencio:
-¿adónde vas, Gran Poder?-
IV
Lo vi de nuevo en el puente
mezclado en la multitud
con gesto de penitente
y envuelto de sombra y luz,
cantándole frente a frente
a su Cachorro en la Cruz.
fuente imagen











6 comentarios:

María dijo...

Hola. Veo que las dos somos madrugadoras y que nos gustan las saetas. Solo he visto las procesiones de Sevilla en televisión, pero son muy sentidas y bonitas.
Besos y que tu día sea feliz.

Sony dijo...

preciosa saeta amiga para mi es algo fabuloso escucharlas cantar como la cantan los andaluces con ese canto y gracias inigualable.

te dejo un fuerte abrazo amiga y que pases un muy feliz domingo!!!!!

La abuela frescotona dijo...

solo puedo ver esas manifestaciones de fe, por tve. me parecen maravillosas, gracias querida Fali

Gladys dijo...

PRECIOSA ME A ENCANTADO MUY LINDA ENTRADA.
BESOS QUE TENGAS UNA LINDA SEMANA.

cepero dijo...

un amigo mio de EEUU escucho cantar una saeta a nuestra paisana Joana jimenez, y me pregunto que cantaba , yo le conteste aquí en Andalucía es nuestra manera de expresar nuestros sentimientos y rezos , aquí rezamos cantando y si lo hacen los romeros de la puebla ya es para llorar de emoción

cepero dijo...

Quién me presta una escalera
para subir al madero
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?

Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar.

Cantar del pueblo andaluz
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz.

Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía
y es la fe de mis mayores.

¡Oh, no eres tú mi cantar
no puedo cantar, ni quiero
a este Jesús del madero
sino al que anduvo en la mar!